Glándulas de secreción interna: las hormonas que secretan y su papel regulador.


En las imágenes que se observarán a través del artículo se muestran las principales glándulas de secreción interna. También se muestra de manera muy didáctica el mapa de las glándulas de secreción interna y las hormonas que producen.

De todas las glándulas endocrinas, una merece especial interés por cuanto algunas hormonas que produce (tirotropina, corticotropina, hormona luteinizante), no actúan directamente sobre las células de los tejidos; las hormonas en cuestión regulan el nivel de secreción hormonal de otras glándulas de secreción interna, cuyo producido hormonal sí interactúa con los receptores localizados en las células de los más diversos tejidos.

Con lo anterior se hace referencia a la Hipófisis, descubierta por el anatomista Versalius (1514-1564), denominándola en esa época Pituitaria, por cuanto él creía que la glándula en mención producía moco que se descargaba en la nariz. La palabra pituitaria proviene del latín y significa secreción nasal.

Por el control que ejerce sobre otras glándulas de secreción interna, a la hipófisis se le denomina "glándula de glándulas"; otros la consideran como la "directora" de todo el conjunto glandular, expresión a nuestra manera de ver como muy ambiciosa, por cuanto el papel de "director general" de la orquesta glandular sin duda corresponde al Hipotálamo.

Desde los puntos de vista anatómico y funcional, es necesario dividir a la hipófisis en dos secciones. La hipófisis anterior o adenohipófisis, que actúa bajo las órdenes del hipotálamo, demostrándose una vez más la estrecha interrelación entre los mecanismos nerviosos y hormonales. De todos es conocido que el hipotálamo controla la secreción de las hormonas de la hipófisis anterior, a través de una conexión conocida como el eje hipotalámico-hipofisiario. La otra sección de la hipófisis se denomina hipófisis posterior o neurohipófisis.

Hormonas "producidas" por la hipófisis posterior o Neurohipófisis.





La hipófisis posterior o neurohipófisis se considera una extensión del hipotálamo; esta sección hipotalámica carece de células secretoras y su papel principal es servir de almacén de dos hormonas elaboradas por el hipotálamo. Aquí se hace referencia a la oxitocina y a la hormona antidiurética (ADH), conocida también bajo la denominación de vasopresina.

La oxitocina mantiene el tono muscular, pero su papel más importante está relacionado con el músculo liso del útero. Durante el parto se intensifica la secreción de oxitocina, provocando la dilatación del útero y de esta manera facilitando el nacimiento del bebé.

La hormona antidiurética inhibe la diúresis o sea la formación de orina, reabsorbiendo agua a nivel del riñón. La denominación de vasopresina se debe a que produce vasoconstricción en la musculatura lisa de las arteriolas, aumentando de esta manera la resistencia vascular periférica y produciendo un aumento de la presión arterial.

Hormonas producidas por la hipófisis anterior o adenohipófisis, tiroides, paratiroides, corteza suprarrenal, médula suprarrenal, testículos y ovarios.



Por ahora haremos referencia a las hormonas que secreta la hipófisis anterior. Pero a través del artículo iremos estudiando otras glándulas y las hormonas que producen. Por ejemplo, cuando tratemos las glándulas suprarrenales, hablaremos de la corteza suprarrenal (relacionada con la hipófisis anterior). Cuando hablemos de la calcitocina, hormona secretada por la tiroides (relacionada con la hipófisis anterior), aprovecharemos el antagonismo en relación con esta hormona, de la parathormona, secretada por la glándula paratiroides (No relacionada con la hipófisis anterior).

La hormona del crecimiento, también conocida bajo la denominación de somatotrópica, como su nombre lo indica estimula el crecimiento y el desarrollo a todo nivel. En el hígado por ejemplo, estimula la gluconeogénesis, la síntesis de proteína y la movilización de los ácidos grasos. En el tejido graso estimula la lipólisis y en el músculo esquelético permite una mayor captación de glucosa, de ácidos grasos, al tiempo que estimula la síntesis de proteína.

Es tal la importancia de la hormona del crecimiento, que la hipersecreción de la misma produce en jóvenes el gigantismo y la acromegalia en los adultos. La hiposecreción en los niños produce enanismo hipofisiario.

La hormona lactogénica o prolactina estimula la producción de leche después del parto. La hormona estimulante de los melanocitos acciona sobre la melanina y por ende sobre la pigmentación de la piel Su efecto es claro en los invertebrados inferiores (mimetismo).

A partir de aquí y en lo sucesivo, las hormonas producidas por la adenohipófisis estimularán la secreción de hormonas producidas por otras glándulas de secreción interna. A este tipo de hormonas se les denomina liberadoras o trópicas.

Tirotropina u hormona estimulante de la tiroides. Controla la secreción, por parte de la tiroides, de calcitonina, tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). La calcitonina tiene acción antagónica con la parathormona secretada por la glándula paratiroides. Mientras que la calcitonina disminuye el calcio en la sangre, aumentando a su vez la sedimentación de calcio en los huesos, la parathormona aumenta el nivel de éste en la sangre, al tiempo que regula la concentración de fósforo.

La tiroxina controla los procesos relacionados con el metabolismo energético, es decir con la producción y el gasto de energía. La hipersecreción de la tiroxina produce el hipertiroidismo, que se refleja en una tasa metabólica acelerada, sudoración, pérdida de peso, nerviosismo. La hiposecreción de tiroxina produce hipotiroidismo, que se refleja en una tasa metabólica baja, somnolencia, obesidad. Bajo ciertas condiciones, una disminución crítica de tiroxina puede provocar cretinismo.

Hormona estimulante de la corteza suprarrenal. Es también conocida como corticotropina u hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Hay que recordar que la glándula suprarrenal se denomina así porque está ubicada encima de los riñones, y se divide en dos porciones: la médula suprarrenal y la corteza suprarrenal.

La corticotropina, producida por la hipófisis anterior, estimula a la corteza suprarrenal a producir tres tipos diferentes de hormonas: los mineralocorticoides (aldosterona), los glucocorticoides (cortisol) y las hormonas sexuales (androsterona, estradiol). En paréntesis se han colocado las hormonas más conocidas e importantes. Sin embargo, hay que saber que la corteza suprarrenal secreta muchas más hormonas y sustancias parecidas a éstas. En la actualidad se han identificado aproximadamente 50 de estas sustancias, 10 de las cuales son muy activas.

La aldosterona aumenta la reabsorción de sodio y de agua a nivel del riñón. Al producir un aumento en el volumen circulante de sangre, aumenta a su vez el retorno venoso, estimulando el mecanismo heterométrico de la función cardíaca. El resultado final se refleja en un aumento de la presión arterial.

El cortisol o hidrocortisona moviliza los recursos plásticas y energéticos del organismo. Estimula la gluconeogénesis, a partir de aminoácidos y grasas.

Las hormonas sexuales secretadas por la corteza suprarrenal, estimulan y controlan el desarrollo de los caracteres sessuales secundarios.

En relación con la médula suprarrenal, se debe ante todo concluir que esta glándula no se encuentra bajo la influencia de la hipófisis anterior. Es el sistema nervioso simpático el encargado de controlar la secreción de las hormonas adrenalina (epinefrina, del griego epi = sobre; nephros = riñón) y noradrenalina (norepinefrina).

La adrenalina, denominada la hormona de la alarma, juega un papel importante en las situaciones de estrés, de peligro, en las que se debe tomar la decisión de "atacar o de huir". En relación con la función cardíaca, la adrenalina refuerza la influencia que ejerce el sistema nervioso simpático sobre el corazón: produce efectos crono e inotrópicos positivos sobre la función del miocardio.

No hay que olvidar que las fibras nerviosas simpáticas utilizan como mediador químico la noradrenalina. Igualmente la adrenalina aumenta la presión sanguínea, produciendo vasoconstricción en las arteriolas de los órganos del aparato digestivo, estimula la glucogenólisis hepática, produce vasodilatación en los vasos del músculo esquelético y en las coronarias, así como broncodilatación.

Hormona estimulante de los folículos (FSH). Estimula el crecimiento y la madurez del folículo ovárico y de los túbulos seminíferos del testículo.

Hormona luteinizante (LH) En la mujer estimula la formación del cuerpo amarillo y la producción de progesterona por los ovarios. En el hombre estimula la producción de testosterona.

Hormona progesterona y estrógenos. Estas hormonas son secretadas por los ovarios, en respuesta a la influencia que sobre éstos ejerce la glándula hipófisis anterior, a través de las hormonas gonadotrópicas (hormona luteinizante). Ambas hormonas regulan las diferentes fases del ciclo menstrual.

Testosterona. Producida por los testículos. Controla el desarrollo y crecimiento de las gónadas. Estimula la espermatogénesis y controla el grado de desarrollo de los caracteres sessuales secundarios.





Hormonas producidas por el páncreas



El páncreas secreta dos hormonas cuyos efectos sobre la glucosa sanguínea son antagónicos. La insulina, que disminuye la concentración de glucosa en la sangre, a raíz que facilita el ingreso de ésta hacia el interior de las células. El glucagón, que estimula la glucogenólisis hepática y en consecuencia produce un aumento de la concentración de la glucosa en la sangre. Cuando por varias razones el páncreas no puede secretar la cantidad suficiente de insulina, se produce una enfermedad llamada diabetes sacarina.

Hormonas producidas por el timo



Más que hormonas, el timo produce algunas sustancias semejantes a hormonas, que participan en el proceso de maduración de los linfocitos (linfocitos T).

Hormonas producidas por la glándula pineal



En algunos invertebrados inferiores, la melatonina se encarga de aclarar la piel cuando el entorno está bien iluminado y de oscurecerla en condiciones de poca iluminación. En los mamíferos parece ser que la hormona en mención participa en el mantenimiento de los ritmos circadianos, relacionados con las alteraciones fisiológicas cíclicas que ocurren normalmente dentro de una lapso de 24 horas.

Hormonas producidas por el riñón



El riñón produce eritropoyetina, que estimula la médula ósea para que produzca eritrocitos (glóbulos rojos), y renina que activa la angiotensina. El resultado es un aumento de la resistencia periférica y en consecuencia se produce un aumento de la presión arterial.

OTRAS SUSTANCIAS SEMEJANTES A LAS HORMONAS QUE REALIZAN ALGÚN CONTROL SOBRE DIVERSOS ÓRGANOS BLANCO

Prostaglandinas. Son sustancias que sintetizan las membranas celulares de diferentes tipos de células. Se les denomina así, porque inicialmente fueron descubiertas en la próstata. Participan en la regulación de la presión arterial, las contracciones uterinas y las secreciones gástricas; relajan las vías bronquiales y probablemente regulan la función de las membranas plasmáticas y por tanto el transporte a a través de las membranas celulares.

Gastrina. Es producida por el estómago. Estimula la secreción del jugo gástrico (ácido clorhídrico).

Colecistocinina Es producida por las células de la parte superior del intestino delgado (duodeno). Estimula la contracción de la vesícula biliar y la secreción del juego pancreático. A raíz de su relación con el páncreas también se le denomina pancreozimina.

Secretina. Producida por las células de la mucosa del duodeno. incrementa la acción de la colecistocinina, aumenta la secreción de bicarbonato por las células de los conductos del páncreas y las vías biliares; igualmente causa la contracción del esfínter pilórico y aumenta la secreción de insulina.

Endorfinas y encefalinas. Endorfina significa morfina endógena. Son analgésicos naturales. El cerebro las produce particularmente en condiciones de estrés, de peligro.

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo