Diversidad celular


El objetivo de este pequeño artículo será describir cómo se diferencian las células en tamaño y forma.

Diversidad celular


El cuerpo de un ser humano adulto promedio está compuesto por casi 100 billones de células. Todas ellas pueden clasificarse en alrededor de 200 tipos celulares. Las células presentan considerables variaciones en tamaño. Es necesario utilizar microscopios de alta resolución para ver las células más pequeñas del cuerpo. La célula más grande, un óvulo, es casi perceptible al ojo humano.

Los tamaños de las células se miden en unidades denominadas micrómetros. Un micrómetro (µm) es igual a la millonésima parte de un metro. Mientras que una célula sanguínea tiene un diámetro de 8 µm, un óvulo tiene alrededor de 140 µm de diámetro.

Las formas de las células también presentan variaciones considerables. Pueden ser esféricas, ovaladas, planas, cúbicas, prismáticas, alargadas, con forma de estrella, cilíndricas o discoidales. La forma de una célula se relaciona con la función que cumple.

Por ejemplo, una célula espermática tiene una larga cola a manera de látigo (flagelo) que utiliza para la locomoción. La forma de disco de los glóbulos rojos les provee de una amplia superficie que aumenta su capacidad para transportar y ceder el oxígeno a otras células. La forma de huso alargado que toman las células musculares lisas les permite acortarse a medida que se contraen.



Este cambio hace posible que los grupos de células musculares puedan disminuir o aumentar el diámetro de los vasos por los cuales circula la sangre. De esta forma regulan el flujo sanguíneo a través de los diferentes tejidos. Algunas células tienen microvellosidades que aumentan a gran medida su superficie. Las microvellosidades son comunes en células epiteliales de revestimiento del intestino delgado, donde la superficie extensa acelera ala absorción de los nutrientes que provienen de la digestión de los alimentos.

Las células nerviosas tienen largas prolongaciones que les permiten conducir los impulsos nerviosos a distancias considerables. La organización celular también permite la organización de las células en tejidos más complejos y órganos.

Las células Eucariotas suelen contener el material de tipo hereditario de manera aislada del citoplasma por medio una membrana doble, además de presentar una cantidad de orgánulos aislados del citoplasma por medio membranas en los que se ejecutan una cierta variedad de funciones metabólicas celulares, como lo vienen a ser la respiración, la fotosíntesis, transcripción de información, entre otras. Presentan una organización eucariótica, los protozoos, las células de casi toda la totalidad de las algas, y todas las células de los organismos pluricelulares.

Las células procariotas se caracterizan por no presentar el material hereditario envuelto en ninguna membrana, así como también por el hecho de contenter pocas estructuras membranosas, pocos orgánulos, por lo que las funciones no se realizan dentro de estructuras especializadas, sino en el citoplasma. A este grupo pertenecen las bacterias, las cianofíceas y las partículas PPLO (microplasma u organismos del tipo de la pleuroneumonía). Otra característica de muchas de este tipo de células es el no tener un núcleo totalmente definido.

Los virus no presentan estructura membranosa, su constitución es relativamente simple; consiste en un ácido nucleico envuelto en una cápsula proteica más o menos compleja, por lo que su duplicación está condicionada a su entrada en una célula.

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo