Ácidos, bases y sales inorgánicas


Cuando los ácidos, bases o sales se disuelven en agua, se disocian, es decir, se separan en iones que son rodeados por moléculas de agua. Un ácido es una sustancia que se disocia en uno o más iones de hidrógeno (H+) y uno o más aniones. Dado que el H+ es un protón único con carga positiva, también se conoce a los ácidos como dadores de protones.

Al contrario, una base capta H+ de una solución y, por ende, es un aceptor de protones. Muchas bases se disocian en uno o más iones hidroxilo (OH-) y uno o más cationes.



Una sal, cuando se disuelve en agua, se disocia en cationes y aniones, ninguno de los cuales es H+ o OH-. En el organismo, las sales como el cloruro de potasio son electrolitos importantes para la transmisión de corrientes eléctricas (iones que fluyen de un lugar a otro), sobre todo en el tejido muscular y en el nervioso.

Además, los iones de las sales proveen muchos elementos químicas esenciales en el líquido intracelular y extracelular, como la sangre, la linfa y el líquido intersticial de los tejidos.

Los ácidos y las bases reaccionan entre sí para formar sales. Por ejemplo, la reacción entre el ácido clorhídrico (HCl) y una base como el hidróxido de potasio (KOH), una base, produce una sal, el cloruro de potasio (KCl) y agua (H2O). Esta reacción de intercambio se puede representar de la siguiente manera:

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo