Consumo máximo de oxígeno (VO2máx.)


El consumo máximo de oxígeno se presenta en actividades o ejercicios musculares de gran intensidad, realizadas en un tiempo no menor a los tres minutos. Para lograr el VO2máx., se requiere que haya una movilización de grandes grupos musculares. En condiciones de consumo máximo de oxígeno, se presenta una gran exigencia a todos los sistemas comprometidos con el suministro de oxígeno a los músculos esqueléticos: se hace referencia al sistema cardiovascular, respiratorio y sanguíneo.

En efecto, el mayor gasto cardíaco, el mayor volumen sistólico, la más alta frecuencia cardíaca, el mayor volumen de ventilación pulmonar, se presentan en cardas de potencia submáxima, cuya duración oscila entre el minuto, treinta segundos y los tres minutos y medio (1:30-3:30 minutos). El VO2máx. se logra cuando se cumplen los siguientes requisitos:



- Cuando se logre la potencia aeróbica crítica, lo que significa que aumentos ulteriores de la potencia del trabajo no producen más consumo de oxígeno.

- La frecuencia cardíaca debe mantenerse entre las 180-185 y más pulsaciones por minuto.

- La concentración de lactato en sangre no debe ser menor de 80-100 mg%. Hay que recordar que la concentración de lactato en condiciones de reposo es de aproximadamente 10 mg%.



La anterior observación es una evidencia más de la actuación en conjunto de los mecanismos lactacidémico y aeróbico oxidativo. El VO2máx. es la máxima expresión del mecanismo aeróico en la producción de energía, mecanismo que como se sabe no tiene relación alguna con la producción de ácido láctico. Pero entonces ¿Por qué el VO2máx. se presenta cuando la concentración de ácido láctico en la sangre arroja los más altos valores?

Se sabe que una alta concentración de ácido láctico en la sangre es un indicador de que el mecanismo anaeróbico lactacidémico está desplegado al máximo. La explotación máxima de ambos mecanismos coincide en un sirio muy cercano el uno del otro, dentro de la zona denominada transición aeróbica-anaeróbica.



En la medida en que vaya aumentando la potencia de trabajo, en términos de ir aumentando progresivamente la velocidad de desplazamiento, aumenta paulatinamente el consumo de oxígeno. Habrá un momento en que la musculatura esquelética demande tal cantidad de moléculas de ATP en la unidad de tiempo, que el mecanismo aeróbico oxidativo, aún explotado al máximo, no está en condiciones de aportar toda la energía requerida para tal fin.

En conjunto con el mecanismo aeróbico (consumo de oxígeno), es necesario contar con la participación de un mecanismo de accionar más rápido que el aeróbico, en la empresa de aportar energía a utilizar en la resíntesis de las moléculas de ATP. En este caso se hace referencia al mecanismo energético lactacidémico, aquel que aporta energía en condiciones anaeróbicas, a partir de la degradación de las unidades de glucosa provenientes del glucógeno intramuscular y que presenta como subproducto el ácido láctico.

Contrario a lo que creen el común de las personas, no es en la prueba de maratón, ni en las carreras de medio fondo, en donde se presentan los niveles más altos de consumo de oxígeno en la unidad de tiempo. Es en las pruebas atléticas de 800 y 1500 metros en las que se presentan los más altos consumos de oxígeno por unidad de tiempo y, por ende, la más alta concentración de ácido láctico.



Durante la actividad competitiva, el maratonista y los corredores de semi-fondo requieren un alto nivel de consumo de oxígeno sin necesidad de conectar el mecanismo lactacidémico. Este consumo es denominado como consumo óptimo de oxígeno, el cual se localiza por debajo del umbral o linde inferior de la zona de transición aeróbica-anaeróbica. Cuando los corredores fondistas y semifondistas por razones tácticas aumentan drásticamente la velocidad de la carrera, lo que ocurre frecuentemente durante los "remates", es que el consumo de oxígeno se eleva significativamente, a tal punto que puede lograrse el VO2máx.

El consumo máximo de oxígeno o VO2máx., se expresa en valores absolutos (litros o mililitros de oxígeno por minuto), o en valores relativos al peso corporal (mL.Kg.min), o sea mililitros de oxígeno por kilogramo de peso corporal por minuto.



El consumo máximo de oxígeno o, en otras palabras, la cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede absorber, transportar y consumir en la unidad de tiempo, es un índice fisiológico muy variable entre los individuos y depende fundamentalmente de la dotación genética, la edad, el sexo, el peso corporal y la condición física. Según muchos fisiólogos, la herencia puede condicionar hasta el 70% del VO2máx., dependiendo sólo un 20% del entrenamiento.

Hasta el período de la maduración sexual (12-14 años) no se presenta en los niños y niñas no deportistas, diferencias significativas en relación con los valores del VO2máx., expresado en términos absolutos. En lo sucesivo, el valor del consumo máximo de oxígeno es un 25-30 % menor en las mujeres que en los hombres. A la edad de 18-20 años, se alcanzan los mayores valores del VO2máx. Posteriormente el valor del VO2máx. se estabiliza para luego disminuir progresivamente con la edad, a tal punto que a la edad de 60-70 años, el consumo máximo de oxígeno presenta el 70% del registrado a la edad de 20-30 años.

El VO2máx. puede ser del orden de los 2,5-3,5 litros por minuto (30-45 mL.Kg.min) en un hombre joven no deportista. En un deportista de resistencia bien entrenado, estos valores pueden llegar a ser del orden de los 4,5-6,5 litros por minuto, es decir 60-90 mL.Kg.min. Las mujeres presentan valores del VO2máx. equivalentes a un 30% menos que el consumo máximo de oxígeno registrado en los hombres.

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo