Concepto de estado estable (steady state)


El estado estable (steady state) también se le denomina como estado de equilibrio. El consumo de oxígeno aumenta progresivamente en la medida que aumenta la potencia del trabajo de estructura cíclica que se está realizando. Hasta cierto nivel, la relación entre el consumo de oxígeno, la frecuencia cadíaca y la potencia del trabajo presenta un carácter lineal. En el caso de seguir aumentando la potencia de trabajo, la relación lineal entre los factores señalados se rompe, lo que significa que el consumo de oxígeno sigue creciendo, pero ya el mecanismo aeróbico en la producción de energía no tendrá exclusividad.

Cuando el mecanismo aeróbico tiene la exclusividad en el aporte energético, el trabajo físico se puede realizar durante un tiempo relativamente prolongado, que depende del nivel de entrenamiento del sujeto: 40-50 minutos en el sujeto no deportista y más de 2 horas en el sujeto bien entrenado.



La denominación de estado estable (steady state), se debe a que no sólo se estabiliza el consumo de oxígeno durante el tiempo considerable, sino que también lo hacen un buen número de parámetros fisiológicos, ligados todos al mecanismo aeróbico en la producción de energía. Se hace referencia a la frecuencia cardíaca, a la ventilación pulmonar, al pH de la sangre, etc.



La denominación de estado de equilibrio se fundamenta en el perfecto equilibrio que se presenta entre la demanda y el consumo de oxígeno. Todo el oxígeno que demandan los músculos esqueléticos y otros órganos, es suministrado por los órganos y sistemas encargados de que el oxígeno atmosférico llegue continuamente y en realidad suficiente a nuestros músculos esqueléticos.

El perfecto equilibrio entre la demanda de oxígeno y el consumo de oxígeno durante el estado estable, es un indicador claro de que el mecanismo aeróbico esta aportando toda la energía que se requiere para la total resíntesis de las moléculas de ATP. No hay lugar en estas condiciones, para que se conecten mecanismos anaeróbicos en la producción de energía.



De acuerdo con lo anterior, es necesario reconocer que cualquier punto por debajo de la línea inferior de la zona de transición aeróbico-anaeróbica, se puede catalogar como estado estable o estado de equilibrio. No hay duda de que el estado estable "ideal" es el estado de reposo. Sin embargo, desde el punto de vista práctico, la fisiología del ejercicio sólo reconoce como estado estable aquel punto localizado justamente por debajo del límite inferior de la zona de transición aeróbico-anaeróbica. Puede ser catalogado como un estado estable productivo, por cuanto induce cambios adaptativos en nuestro organismo, en respuesta a la influencia de la carga física, con efectos de entrenamiento relativamente permanentes.

Al consumo de oxígeno que se presenta durante el estado estable, se aconseja denominarlo consumo óptimo de oxígeno, para diferenciarlo de otros consumos, que van desde el reposo hasta muy por debajo de la línea inferior de la zona de transición aeróbico-anaeróbica.



Igualmente, el consumo óptimo de oxígeno se debe diferenciar del consumo máximo de oxígeno, por cuanto en este último nivel, el mecanismo aeróbico deja de ser exclusivo y pese a que puede estar explotándose al máximo, es claro que no aporta en la unidad de tiempo la mayoría de la energía a utilizarse en la resíntesis de las moléculas de ATP. Durante el estado estable, no se producen cambios bruscos en la homeostasia del medio interno, en relación con el equilibrio ácido básico (pH).

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo