Principales centros del sistema nervioso central


En la literatura podemos encontrar el concepto de sistema nervioso central para referirse al cerebro y la médula espinal; así mismo hablamos de sistema nervioso periférico haciendo alusión a los nervios sensitivos y motores. Cuando queremos referirnos a la parte del sistema nervioso que controla los órganos internos, responsables de las funciones vegetativas (crecimiento, metabolismo y reproducción), hablamos del sistema nervioso vegetativo también denominado sistema nervioso autónomo, a raíz de que controla órganos con gran autonomía de la parte consciente de nuestro sistema nervioso.

En resumen, el sistema nervioso está constituido por la médula espinal, los nervios que conducen información de la periferia hacia el centro (sensitivos), los nervios que conducen información del centro hacia la periferia (motores y vegetativos) y el cerebro.



El encéfalo de los humanos (y en general de todos los mamíferos), es un órgano extremadamente complejo, constituido por el cerebro posterior (tallo cerebral, puente de Varolio y cerebelo), cerebro medio y cerebro anterior (hipotálamo, tálamo y corteza cerebral).

Ahora veremos de una manera resumida las funciones de los principales centros nerviosos, en la siguiente imagen:



Médula espinal: es un cordón de aproximadamente 45 centímetros de longitud, protegido por la columna vertebral. La importancia en los humanos y en lo animales de la médula espinal en relación con la capacidad de análisis y síntesis de información, se refleja en la proporción del peso de ésta con el peso del cerebro. Por ejemplo en los humanos, el peso de la médula espinal corresponde al 2% del peso del cerebro. En los gatos, los oncejos y las tortugas, este valor es del 25%, 45% y 120% respectivamente.

A la médula espinal llegan los nervios sensitivos transmitiendo la información sensitiva desde la periferia hacia el centro; así mismo, desde ella parten los nervios motores que transmiten la información nerviosa desde el centro hacia la periferia, es decir hacia los órganos efectores, que bien pueden ser los músculos esqueléticos, el cardíaco o el liso. Las funciones de la médula espinal son la de integrar algunos tipos de reacciones de respuesta (reacciones automáticas de defensa) y la de conducir la información en forma ascendente (médula espinal-cerebro) o descendente (cerebro-médula espinal).



Tallo cerebral: es la parte del sistema nervioso que enlaza la médula espinal con el cerebro. Se conoce también con las denominaciones de médula oblonga o bulbo raquídeo. Muchos de los centros que regulan las funciones vegetativas tales como respiración (centro respiratorio), la actividad cardíaca (centro cardiovascular), la digestión (salivación, deglución), se encuentran localizados en este sirio. Igualmente muchos reflejos defensivos se integran en la médula oblonga (tos, estornudo, vómito, etc.).

Puente de Varolio: como su nombre lo indica, sirve de "puente" entre diversas estructuras cerebrales. Por ejemplo, conecta los centros nerviosos del cerebro anterior con el cerebelo.

Cerebelo: denominado la zona silenciosa del cerebro, por cuanto se electroestimulación no desencadena reacciones claras en la periferia, por ejemplo de la musculatura esquelética. Lo anterior significa que no hay conexiones directas entre el músculos esquelético y el cerebro. Sin embargo, su papel es clave en todo lo que tiene que ver con la coordinación de los movimientos voluntarios y en el buen mantenimiento del equilibrio.

Cerebro medio o mesencéfalo: situado entre los cerebros anterior y posterior. Consta de varios centros nerviosos (tubérculos cuadrigéminos, sustancia negra y núcleo rojo), que entrelazan importantes estructuras cerebrales, responsables entre otros reflejos, de los de orientación. En el cerebro anterior se procesa la información auditiva y visual, antes de ser enviada a los diferentes centros nerviosos que constituyen el cerebro anterior.



Cerebro anterior: se considera pertinente referirse a los principales centros nerviosos que constituyen el cerebeo anterior, la parte del sistema nervioso más evolucionada en los seres humanos. El hipotálamo es el principal regulador de las funciones vegetativas; participa en la regulación en la regulación fina de la homeostasia del medio interno y tiene responsabilidades en algunos tipos de emociones. En el hipotálamo se han localizado los centros de la recompensa y el castigo. El hipotálamo controla las secciones simpática y parasimpática del sistema nervioso vegetativo o autónomo; ambas secciones inervan los órganos internos no sometidos a nuestra conciencia (corazón, pulmones, riñones, musculatura lisa de los vasos sanguíneos, etc.), a diferencia de los músculos esqueléticos que si están sometidos a nuestra voluntad.



El tálamo: es una "estación de servicio", en donde se depura toda la información sensitiva (excepto la olfativa), antes de ser enviada a la corteza cerebral. Algunos centros del hipotálamo y del cerebro medio, participan en la manifestación de los estados de alerta. A esta zona se le conoce como la formación reticular.

La corteza cerebral: es una capa de aproximadamente 1/4 de pulgada de espesor, que cubre la superficie del cerebro anterior y la constituyen 14000 millones de neuronas. Es la responsable de los procesos más complejos, tales como el aprendizaje, la memoria, la conciencia, el lenguaje, etc. A la relación anatómica y funcional que se presenta entre el tálamo, el hipotálamo y la corteza cerebral, se le conoce como sistema límbico. El sistema límbico interviene en el control de algunos estados emocionales (tristeza, euforia) y en la motivación de los humanos, en el propósito de alcanzar sus metas.



Justo por debajo de la corteza cerebral, se encuentran unos centro nerviosos subcorticales, constituidos de materia gris y conocidos bajo la denominación de ganglios basales. Nos referimos al núcleo caudado y al putamen, que conforman el denominado cuerpo estriado. El tercer ganglio basal se denomina globo pálido. Axones que parten de las neuronas localizadas en los ganglios basales hacen sinapsis con neuronas de la corteza cerebral y de otras secciones del cerebro. Su papel es importante en la organización del movimiento y es por eso que sus neuronas también entran en contacto con el cerebelo. La imagen anterior muestra las distintas y complejas conexiones entre los distintos centros nerviosos, que tienen responsabilidad en el movimiento de los seres humanos.

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo