Metabolismo de la neurona


La neurona presenta un metabolismo muy intenso de tipo aeróbico. Significa lo anterior, que las neuronas requieren un constante suministro de oxígeno y de su principal alimento, la glucosa, entre otras cosas porque no tiene capacidad de reservar, aún en pequeñas cantidades ni lo uno ni lo otro.



Pese a que el peso del cerebro representa sólo el 2% de todo el peso corporal, éste consume en condiciones de reposo hasta el 25% de todo el oxígeno que ingresa al organismo. En los niños, este valor puede llegar hasta el 50%.

Así como los animales presenta una mayor capacidad de resistencia que los humanos en condiciones adversas, las demás células presentan mayor capacidad de resistencia que las neuronas en condiciones de una brusca perturbación de la homeostasia del medio interno. Incluso una corta detención del suministro de oxígeno a las neuronas, puede provocar cambios irreversibles en la actividad nerviosa e incluso la muerte de éstas. Lo anterior ocurre a los 20-30 minutos en las neuronas de la médula espinal y a los 5-6 minutos si se trata de las neuronas de la corteza cerebral.



El alto consumo de oxígeno por parte de las neuronas, es garantizado por una circulación sanguínea muy intensa. En efecto, la sangre circula por el cerebro con una velocidad 5-7 veces mayor que la del músculos esquelético en condiciones de reposo. Aproximadamente el 10% del volumen de la corteza cerebral es ocupado por la red de capilares.



El cerebro presenta de una manera muy abundante anastomosis arteria-arteria, vena-vena y arteria-vena, lo que reduce la acción pulsátil dentro de los vasos del cerebro, originada por las contracciones rítmicas del corazón y los movimientos rítmicos de la caja torácica.

Con relación a la glucosa, bien podremos decir que es el alimento exclusivo de las neuronas; de ahí la necesidad de contar con mecanismos muy efectivos en la regulación de la concentración de glucosa sanguínea, para así evitar sufrir perturbaciones muy graves que afecten el buen funcionamiento de las células nerviosas. La falta de un suministro adecuado de glucosa al cerebro causa lesión, coma e incluso la muerte de la persona.

Artículos de interés

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Recibe actualizaciones


Recibe artículos recientes en tu correo